Crónica del Hellfest 2015

Un año más, y con mayor intensidad que nunca, Clisson volvía a ser el centro de la música extrema mundial. A pesar de que cada año parece que los límites están marcados y que se ha tocado techo, al año siguiente la organización vuelve a sorprendernos. ¿Es realmente posible meter más de 150000 personas en un festival? A día de hoy parece claro que solo el Hellfest puede. Y ya no es solo por el cartel; no voy a decir que es lo de menos pero hay muchos más factores que ayudan a que sea el festival favorito de los festivaleros europeos. La organización se curra como nadie las instalaciones y el ambiente que se vive es increíble, en general podríamos afirmar que no solamente es uno de los grandes festivales del mundo, sino una de las mayores fiestas, en general, de todo el globo.

korn2

Decir que no defrauda no es nada a estas alturas, alabar a todos los aspectos del festival ya suena hasta repetitivo, pero es así, el Hellfest es un encuentro mundial de fans, no sabemos a dónde llegará, si es que puede crecer más, pero la verdad es que cada año lo hace, y solo nos cabe pensar que Clisson entero tendrá que claudicar y ceder el ayuntamiento a la organización ante la expansión inexorable del festival y de sus fieles masas.

Por ello pasamos a describir cómo fueron los conciertos cada día, por lo menos a los que pudimos acudir, sin intentar convencernos más de que es un festival al que merece la pena acudir. Si queréis saber de qué se trata esta experiencia, no podréis hacer otra que esperar un año y acampar el primero en el pequeño pueblo francés.

cosas1

Viernes

Uno de los problemas de otros años con el sonido consiguió por fin arreglarse y el sonido fue mucho mejor, más compacto y nítido. El primer comenzamos no muy temprano, ya estamos experimentados, y preferimos combatir la ansiedad de ir a los primeros conciertos descansando un poco para poder aguantar bien el resto de jornadas, y más cuando la noche del Viernes tenía nombres como Motörhead, Judas Priest, Alice Cooper, Lamb of God, Slipknot, Children of Bodom…Nombres que podrían ser la envidia del cartel de cualquier festival, pero que en el Hellfest solo representan uno de los tres días.

La primera banda a la que fuimos a ver fue a los míticos The Quireboys, al medio día. Pudimos disfrutar de lo lindo del hard rock clásico de la banda. Unos 40 minutos de concierto dieron para disfrutar de los clásicos y bailar algo, pero poco más. Uno de los problemas de que haya tantas bandas en un festival siempre es el tiempo, y los ajustados horarios a los que se ven obligados a adaptarse los primeros grupos, que suelen ser bandas más pequeñas; pero creemos que una banda con la historia de The Quireboys se merecía un poco más de tiempo. Quizás no había tanta gente como esperábamos para ver a la mítica banda londinense, pero la gente suele utilizar las primeras horas del primer día para recorrer el inmenso recinto y todas las posibilidades que ofrece; y eso fue lo que hicimos nosotros tras el concierto, ya que teníamos algo de tiempo antes de que empezara nuestra siguiente parada : Sodom y Dying Fetus.

sodom

Como siempre, recorrer la zona del “Extreme market” lleva su tiempo, pararse en todos los puestos para buscar y encontrar ropa, accesorios o discos imposibles de encontrar en otros contextos, te puede llevar horas incluso a un ritmo ligero. También visitamos la “Hell City Square” y la zona del parque de atracciones, que este año no se limitaba exclusivamente a la ya famosa noria desde la que se pueden ver los conciertos desde las alturas.

Tras la visita a las zonas de ocio del recinto dimos por inaugurado el sector musical más extremo, que siempre es el que más nos gusta ver en el Hellfest. Nos tuvimos que dividir maldiciendo a la organización por haber puesto a la misma hora a Sodom y a Dying Fetus, que comenzaron un poco antes en el Altar. ¿Qué podemos decir de los de John Gallagher? Cualquiera que nos conozca sabe que son de nuestros grupos favoritos. Siempre que los hemos podido ver en directo no nos han decepcionado. Con apenas una decena de canciones hicieron botar a todo el público gracias a su poderoso directo. No nos cansamos de verlos con la boca abierta asombrados por la gran calidad y potencia del trío estadounidense, desde “In the Trenches” hasta “Praise the Lord”, pasando por el gran himno “Grotesque Impalement”. Como siempre recomendables a cualquier fan del metal extremo que esté viviendo en pecado por no haberlos visto aún.

cosas3

Mientras tanto, en el Mainstage2, Sodom también ponían todo de su parte para mover a los thrashers que venían con ganas de guerra. Con una hora escasa de concierto, pudieron demostrar lo que son. Dieron un gran concierto, como a los que nos suelen tener acostumbrados, y el público hizo el resto con un festival de pogos. Pocas cosas hay más divertidas que un concierto de unos clásicos del thrashmetal como Sodom.

Tras estas dos sesiones de metal extremo llegaba el turno de Motörhead, sorprendentemente temprano, ya que se subieron a las tablas sobre las 6 y media de la tarde. Los de Lemmy eran uno de los grandes esperados del festival. El público los espera con mucha más expectación desde que sabemos de la delicada salud de su líder, que le hizo suspender una gira y varios conciertos. Aunque parezca que se ha recuperado, todos tememos que Lemmy tenga que parar más conciertos, no solo por perdérselo, sino porque no pueda dar más.

motorhead

El recinto estaba abarrotado, como no podía ser de otra forma, y los gritos ensordecieron Clisson cuando Lemmy apareció sobre el escenario. Tenemos la suerte de que podremos volver a verlos en el Resurrection Fest este año, al igual que a muchos otros. La banda cumplió, como siempre con lo que quiere su público con una hora de concierto. Hay quien ve en ellos un bajón anímico, pero tampoco es que el señor Kilmister fuera nunca muy dado a las florituras y a las sonrisas.
Motörhead inició los platos más fuertes de la jornada. Tras ellos llegaba Lamb of God, con uno de los directos más potentes del panorama musical actual. Ya los hemos visto varias veces, una de ellas bajo la lluvia con un público entregadísimo en el mismo Hellfest.

Todavía con mucho sol y con una asistencia ya desatada, la banda dio un gran recital que hizo moverse a los miles de asistentes y seguramente dejaría roto a más de uno.

Después le tocaba el turno a Alice Cooper y a Cradle of Filth, decidimos quedarnos a ver al mítico Alice, ya que nunca lo habíamos visto, y sí que hemos podido ir a más conciertos de la banda inglesa.

A pesar de que el show fue un gran espectáculo, el concierto nos pareció algo lento y falto de ritmo, quizás influyó el calor en bajar la espontaneidad y agresividad de los músicos, pero no fue un concierto que nos dejara un gran recuerdo, sin ser malo. Sin embargo el señor Alice Cooper parece estar en un buen estado de forma y seguro que no decepcionó a sus fans más acérrimos.

Alice_Cooper

Nos fuimos corriendo hacia el Altar antes de que acabara para ver íntegro el concierto de Children of Bodom. Sin duda son otro de esos grupos que nunca nos falla, siempre merece la pena verlos en directo. Nos lo pasamos genial y nos dejó un gran sabor de boca tras una hora de fiesta y buena música. Como siempre, muy recomendables.

COB2

Íbamos cerrando ya un gran día, ya los conciertos finalizaban a las dos de la mañana y nos quedaban en nuestra agenda tres grupos por ver: Cock Sparrer, Judas Priest y Slipknot. Decidimos dejar apartados a Meshuggah, a pesar de que queríamos verlos, por priorizar los otros conciertos, estas son las duras decisiones que hay que tomar en el Hellfest. También nos planteamos si ir a ver a los míticos Dead Kennedys, pero recordamos el último concierto que vimos de la banda y se nos quitaron las ganas, por su pésimo directo.

La primera visita al WarZone sería para ver a los míticos Cock Sparrer, la banda de Oi! londinense. Para nosotros puso la nota distinta a la jornada, un divertido directo donde pudimos entonar los clásicos de la banda cerveza en mano coreando todas las canciones y haciendo pogos. Un gran concierto de unos clásicos del punk rock y del Oi! mundial. Da gusto poder ver a bandas de este estilo también en el Hellfest.

Cock_Sparrer

Mientras tanto, Judas Priest hacían saltar a los metalheads en el escenario principal. Prácticamente todo su setlist está compuesto de grandes himnos del metal, y es muy difícil no pasárselo bien en un concierto suyo. Judas cumplieron ante decenas de miles de fans durante más de una hora de concierto, algo más que digno para unos músicos con tanta carretera a sus espaldas. Para cerrar quedaban Slipknot.
No es que el Nu-Metal sea nuestro estilo favorito, pero hay que reconocer que Slipknot ofrecen un espectáculo increíble y digno de ver para cualquier fan del metal o del rock. Un sonido impecable y una puesta en escena impresionante fue el broche a una jornada espectacular, pero el festival no había hecho más que empezar.

Judas

Slipknot

Sábado

La fiesta del primer día siempre pasa factura, y el sábado nos levantamos tarde y aprovechamos para comer tranquilamente, ya que el panorama de primera hora tampoco nos llamaba mucho la atención. Aunque es verdad que conviene ver a grupos que conoces menos porque siempre te llevas buenas sorpresas, la extensa lista de bandas que quieres ver te hace prácticamente imposible ir a más conciertos.

Después de comer fuimos a ver a unos clásicos del hardcore, que tocaban en el WarZone, y no eran otros que Merauder. Otro de los grandes nombres del festival para nosotros, ya que nunca podíamos haber visto a los neoyorquinos hasta la fecha. Una banda entregada al público, circle pits y cánticos del público fueron la mejor forma de comenzar el día de conciertos. Además sería el día que más pasaríamos por el WarZone para ver el mejor hardcore. Un placer poder ver a estos grandes de la escena hardcore a los que también podremos volver a ver en Viveiro.

merauder

Onslaught fueron los siguientes con unos cuarenta minutos de concierto, pero intensos como ninguno. Otro de los grandes momentos de la jornada. Después volveríamos a la WarZone.

No sorprendió que Rise of the NorthStar tocara después de un grupo histórico como Merauder, pero la verdad es que la fama y los fans de la banda han crecido a un ritmo frenético en pocos años. ROTNS son una banda que engancha y que parece que ofrece lo que quiere el público a día de hoy. Nosotros mismos pudimos ver en España como un año llenaban una pequeña sala de Oviedo un jueves y al año siguiente llenaban una gran sala en Madrid. No sabemos donde estará el límite de la banda pero está claro que su crecimiento es increíble y que ya son considerados una banda clave de la escena hardcore actual, así como una de las más fiables para los promotores de conciertos.

rotns2

Además de todo eso, los franceses jugaban en casa, y la expectación antes del concierto era espectacular. El concierto fue una sobredosis de energía, pese al calor, los franceses consiguieron hacer enloquecer a un público entregadísimo y entregarse a él. Un grandísimo concierto que nos reafirma en nuestros pensamientos sobre la banda, su ascenso está más que merecido porque nunca fallan en directo.

Tras un descanso volvimos a la WarZone para ver a otro de nuestros grupos favoritos, unos habituales en el cartel del Hellfest y una de las bandas de hardcore que más hemos visto.

rotns

El escenario lleno de gente de otros grupos que querían ver a la banda ya hablaba de la expectación y de las masas de fans que mueven. Sin duda Terror son una de las grandes bandas de la escena del hardcore y otra de esas que nunca fallan, aunque toquen más canciones de un disco en un concierto y más de otro en otra ocasión, aunque no pueda ir uno de sus miembros oficiales, nada es suficiente para que la gente no se lo pase genial viéndolos.

El setlist fue un repaso a las canciones más queridas de todos sus discos, una de cada más o menos, así que no hubo sorpresas hasta que acabaron con el gran himno “Keepers of the faith”. Nunca nos cansaremos de verlos.

Tocaba relajarse un poco después de tantos decibelios y tantos pits. Descansamos un poco y nos fuimos a ver a los grandísimos ZZ Top a calmarnos un poco.

El show de ZZ Top no tiene grandes espectáculos ni pirotecnia pero es muy recomendable, la banda es muy divertida y carismática y todos sus rítmicos himnos son dignos de ver en directo. Nos dejamos llevar por el rock sureño de los barbudos disfrutando de clásicos como “Gimme all your lovin’, “La Grange”, “Chartreuse” o la cover de Jimmy Hendrix: “Fox Lady”.

zztop

Uno de los grandes reclamos del día eran “Faith no more”, pero es un grupo que tampoco nos interesa mucho, así que preferimos irnos a ver a los interesantes “Orange Goblin”, que tan bien lo hacen en directo. Sería la primera y única vez que pasaramos por el Valley, y mereció la pena.

La banda se ha ganado un público muy fiel y creemos que a pesar de que no son unos novatos precisamente, todavía tienen un gran recorrido todavía para seguir creciendo en la escena. Esperamos poder verlos pronto en alguna gira por España.

Madball era otra de las grandes promesas del día en el WarZone, con su magnífico nuevo disco bajo el brazo y después de haber visto el bolazo que se marcaron en Madrid, las expectativas eran altas para ver a una de las bandas más carismáticas y queridas del hardcore mundial.

madball

El recinto del escenario estaba más lleno que en todo el festival, puede que solo igualado por NOFX el día siguiente.

Freddy es un gran frontman y sabe como ganarse al público, pero no solamente de eso vive Madball, toda la banda hace un show impecable, tratando de meter al público en el escenario constantemente y transmitiendo esa energía como solo ellos saben. Con todos los años que llevan a sus espaldas son capaces de sorprendernos con este discazo que salió el año pasado. Una banda que no te cansas de ver.

Tras acabar Madball nos fuimos a ver el espectáculo de homenaje a los 10 años del Hellfest. Con más de 15 minutos de fuegos artificiales y un vídeo conmemorativo del festival que repasaba todas las ediciones y hacía un
homenaje a toda la gente que ha trabajado para conseguir que sea un foco de atención mundial, así como para agradecer al público que ha asistido durante todos estos años. “Hellfest” se ha convertido en una de las marcas más queridas de los fans de este tipo de música.

fireworks

Volvíamos después a ver a Obituary en el Hellfest sobre las tablas del Altar. Una hora de concierto que nos dió para apreciar mejor que otras veces el show de la banda. Creemos que van a hacer en breves una gira por nuestro país y seguro que será una gozada verlos en sala, algo que todavía no hemos podido disfrutar.

Tras ello decidimos ir a ver a Venom en vez de a Marilyn Manson, y por los comentarios que nos llegaron nuestra decisión fue acertada. Venom en cambio hacen gala de experiencia y dieron un concierto espectacular

Para finalizar la jornada fuimos a ver a Biohazard, que son uno de los grupos más divertidos y salvajes para ver como fin de fiesta, aunque la fiesta siguió después en las barras y en el camping durante horas, nosotros preferimos descansar para encarar el último día que tenía una larga lista de grupos preparada para nosotros.

biohazard2

Domingo

Como todos los años el último día llegó más pronto de lo que esperábamos y sin darnos apenas cuenta; una de las muestras de lo que se disfruta en el Hellfest.

El último día nos tocó madrugar, queríamos ver a Iron Reagan que abrían la jornada a las 10.30 de la mañana. Allí nos encontramos con los más madrugadores y con los que no se habían acostado para ver el crossover thrash del también cantante de Municipal Waste, Tony Foresta. Para quitarse las legañas no viene nada mejor que un concierto con tanta energía y tan divertido a primera hora. Los circles pits son lo mejor para despertar, aunque sean sólo durante un concierto de media hora.

Iron_Reagan

Sería un día con mucho thrashmetal, y lo demostraron después los finlandeses Lost Society, que son una apisonadora en directo. Luego llegarían Exodus y Nuclear Assault, pero primero fuimos a ver a los grandes Red Fang, que, aunque tocaron solo media hora, dieron un gran recital como de costumbre.

Después si que volvimos al thrashmetal con Exodus, a los que ya habíamos visto en alguna edición del Hellfest. La banda tiene uno de los directos más compactos de los que vimos en el festival y tras ellos los esperados Nuclear Assault, que a pesar de no estar en tan buena forma dieron un gran concierto ante un número de asistentes muy considerable para ser las cinco de la tarde.

exodus

No nos habían dejado de pitar los oídos cuando justo al lado comenzó otro de los conciertos que más esperábamos, ya que nunca habíamos visto al proyecto de los hermanos Cavalera en directo. Salieron Cavalera Conspiracy y ondeaban la bandera brasileña. Un Max quizás en baja forma no impidió que el concierto fuera disfrutado por la gran mayoría, y es que los Cavalera tienen algo que atrae y mucho con su nuevo grupo, a parte de la nostalgia de volver a ver a dos hermanos que tanto le dieron a la música juntos en un nuevo grupo y tocando en directo. La banda nos gusta mucho y no se han dejado ver mucho por España, lo que hizo que aprovecháramos aún más el concierto y disfrutamos como todos cuando hicieron sonar viejos temas de Sepultura que se han convertido en himnos como “Territory”, “Refuse” o “Roots bloody roots”. Una gozada poder ver estos temas en directo con Max e Igor Cavalera sobre las tablas y el público haciendo circles pits, algo que te transportaba a otra época y te dejaba un sabor agridulce por la nostalgia.

Tras ellos actuaba Cannibal Corpse en el Altar. Corpsegrindery y compañía salieron al escenario como hacen siempre que se suben a las tablas, como máquinas del death metal y sin intención de ofrecer tregua al público. Se notaba que los nuevos escenarios secundarios del Hellfest eran más grandes y mejor equipados que otros años, ya que recordamos que alguna otra vez que los vimos en Clisson, a los de George Fisher el escenario se les hizo pequeño y al público le pasó lo mismo con la carpa, esta vez todo estaba mejor montado y el show hizo justicia con la brutalidad del grupo. Siempre es un placer ver a esta banda que lo da todo sobre el escenario.

canibal

El último día siempre nos suele pasar lo mismo, a última hora el cansancio de tantas horas de conciertos empieza a notarse y las cervezas empiezan a llamar más de la cuenta, por eso casi siempre reducimos el número de conciertos a los más básicos e intentamos relajarnos y empaparnos más del ambiente del festival para despedirlo como se merece, hablando con la gente, compartiendo barra y apurando las últimas compras. La fiesta de despedida comienza bien pronto y la gente comienza a animarse con nostalgia porque ve que el festival se acaba y quieren apurar sus últimas horas.

Por eso decidimos ver solamente a tres grupos más: El concierto de Limp Bizkit fue una auténtica fiesta, nos lo pasamos muy bien y era el momento adecuado para comenzar a beber como si hubiera un mañana viendo cómo partían el escenario. El concierto fue tan brutal como divertido, y con lo spits más salvajes de todos. El público no paró de saltar y cantar durante todo el concierto.

limp2

Korn llegaban para tocar sus temas más clásicos y había hordas de gente esperando para verlos expectantes. En cuanto salieron al escenario por todo lo alto la gente enloqueció. Está claro que todavía mueven masas y hay muchos nostálgicos que no olvidan a uno de los grupos de más altura internacional de las pasadas décadas y puede que esta gira sea una buena forma de relanzarles, aún así se nota que no están la mejor forma posible, mucho más desde su último disco que no fue nada bien recibido, pero puede que a Korn le quede una oportunidad. Nosotros nos lo pasamos muy bien viéndolos y la puesta en escena fue un espectáculo increíble de luces, decoración y sonido.

korn1

Para cerrar el festival dejamos a Arch Enemy, otro de nuestros grupos favoritos, Arch Enemy, que tenían también una gran asistencia de público en su escenario.
Para nosotros son un grupo que nunca defrauda y casi siempre que tocan los temas más clásicos no nos resistimos; no nos acaban de enganchar tanto los discos más nuevos, sin embargo siempre es un placer ver a la banda sobre las tablas, y fue un gran broche para cerrar el que es, sin duda, uno de los mejores festivales del mundo.

La fiesta siguió en todo el recinto hasta altas horas, a pesar de que al día siguiente fuera lunes parecía que la gran mayoría de los asistentes se habían pedido unos días en el trabajo.

Una experiencia increíble como todos los años que nos deja con una sensación de haber vivido una nueva edición de algo increíble. Se nos quedaron sin ver muchos grupos que nos hubiera gustado ver, pero con tantos grupos es inevitable.

Una vez más dar las gracias a toda la organización por su impecable profesionalidad en todos los aspectos. Tanto a nivel de infraestructuras, como de trato y de relación y espacios para la prensa. Quizás muchos festivales deberían aprender para entender por qué del Hellfest todo el mundo se va contento. No exclusivamente una cuestión de cartel o presupuesto. Los espectáculos y las instalaciones de la zona VIP también son cada año mejores y más espectaculares.

La organización ya está preparando la próxima parada. Esta tendrá lugar los días 17, 18 y 19 de junio de 2016, y seguro que será un gran espectáculo como todos los años.

Hellfest Open Air Festival 2015 Andrey Kalinovsky

* Fotos de la organización: www.hellfest.fr

Deja un comentario