CRÓNICA HELLFEST DÍA 2

Sábado, 17 de Junio de 2017.

Empezamos el segundo día en el Altar, para ver a los veteranos Carcariass rodeándose de numerosos fans ya desde primera hora de la mañana.
En el Mainstage tocaron después The Dead Daisies, ofreciendo un Hard Rock clásico. Mas tarde salía al escenario Phil Cambell, el ex guitarrista de Mötorhead, con su nuevo grupo Bastards Sons también ofreciendo buen Hard Rock.
La propuesta grindcore viene de la mano de Nine Inch Nails, curiosamente con una puesta en escena bastante deficiente para tratarse de ellos. Repasaron temas de sus tres álbumes de estudio, Unslient Death, Abandon All Life y You will never be one of us.
El Temple se llenaba con folk metal con toques vikingos gracias a Ereb Altor. Una semana antes habían editado su nuevo álbum Ulfven.

Frank Carter & The RattleSnakes

Uno de los conciertos del día fueron Frank Carter and the Rattlesnakes, que lograron formar el moshpit más grande que se recuerda en la Warzone , rodeando incluso la torre de sonido central. Sonaron temas como The Devil Inside que arrasaron y con el que el carisma de la banda no deja de crecer.

Luego fue el turno del Death Metal más extremo con los polacos Decapitated liderada por Vogg tras la guitarra. Están a pocos días de lazar su nuevo álbum Anticult con su brutal sencillo Never. Ofrecieron un espectáculo brillante con temas como Homo Sum o Nest.

Decapitated

En el mainstage se repetían los clásicos inmortales de Deen Snider de los Twisted Sister con I wanna Rock y We’re not gonna take it. A pesar de la disolución de la banda, Deen Snider no dejará de repetir sus temas con las mismas bromas de sus inicios.

En la Warzone, una de las bandas más antiguas de crossover trash, Dirty Rotten Imbeciles (D.R.I.), que por desgracia no consiguieron caldear demasiado el ambiente ya que interpretaron temas de sus trabajos lejanos poco recordados por la mayor parte de los asistentes al concierto.

Soilwork

En el Altar, Soilwork fueron los representantes del death metal melódico en esta edición del Hellfest. El concierto estaba a tope, ya que su estilo es muy apreciado en la comarca. Los asistentes esperaban ansiosos por sus temas clásicos, aunque el sonido dejó mucho que desear.
Los canadienses Comeback Kid, logró reunir a miles de fans en la Warzone que disfrutaron con temas como Symptoms y Wake the Dead.

El escenario más abarrotada fue el principal gracias a Airbourne, llenado su repertorio con himnos como Ready yo Rock y Runnin’Wild. En este último tema, Joel escaló por la columna lateral del escenario con su guitarra para rasgar el tema durante varios minutos, dejándolo como una sonada anécdota más del festival.
Celebrando los 20 años del álbum que les llevó al estrellado: Plays Metallica by Four Cellos de los sobrios violonchelistas de Apocalíptica. El concierto de los finlandeses fue brillante; un hora que se hizo corta de los himno de Metallica en versión instrumental, con la soltura con los gigantes violonchelos que los caracterizan.
En el Temple les llegaba el turno a los enormes Opeth donde, al igual que con Apocalyptica, una hora supo a poco. Sorceress, Ghost of Perdition, Cusp of Eternity, Heir Apparent, Era y Deliverance fueron las escogidas para su concierto en este escenario.

El cierre del escenario llegaba con Kreator en el escenario principal, Deafheaven en las carpas exteriores y Suicidal Tendencies en la Wardzone.

Deja un comentario