RESURRECTION FEST CRÓNICA

Javier-Bragado-HD-ALTA-

Décima edición del RESURRECTION FEST se ha convertido en el festival de metal más importante de la península, y bien lo confirman las mas de 50.000 personas que poblaron Viveiro y lo pisaron en esos cuatro días. Se lo han ido ganando a pulso año tras año, y esto no tiene pinta de parar. Variedad asegurada, caña obligada, no medias tintas. Una década de pasión que ha sido mítica este 2015. Sin más preámbulos, vamos allá.
Desde primera hora la afluencia de público era mayor que en anteriores ediciones, y se comenzaba a ver la fauna tan particular del festival. Yo me lo paso siempre pipa mirando la gente que hay, las camisetas que llevan, y todos esos detalles. Los siguientes fueron APHONNIC que tuvieron el placer de tocar en el escenario principal. A mi esta banda me encanta, pero en directo no les acabé de pillar el gusto del todo. También hay que decir que pegaba una solana de impresión, que causó más de un estrago el fin de semana con gente quemada. Creo que el Main Stage se les quedó grande.

LANDSCAPES eran los siguientes en la carpa. Sustitutos de última hora por las caídas de las bandas los ingleses dieron un digno concierto que me gustó bastante. Tranquilotes y reflexivos, llorones como los llaman algunos a este género, el melodic hardcore. Shaun, su cantante me encantó.
Vuelta al Main, con HEART OF A COWARD, banda que esperaba con muchas ganas pero que ni por asomo imaginé que me llegaran a flipar tanto. Impresionante sonido. Brutales, montaron buenos pits. Esa mezcla Meshuggah + djent + metalcore, me dejó encantadísima. Como curiosidad decir que su cantante Jamie Graham estuvo anteriormente en Sylosis.

Luego bajamos las revoluciones en el Main con GET DEAD, tanto que me aburrí un poco y eso que lo que había escuchado de ellos me había motivado mucho, pero no me conquistaron en ese momento.

soulfly

La cosa se animó y de que manera con los locazos IRON REAGAN que pusieron patas arriba el escenario principal con bien de circle pits, mosh y mucho polvo en el aire. Desperté de golpe y me dejé llevar sin piedad por los ritmos crossoveros de los americanos. Mucha tralla. Una de las bandas del día para mi. Provocadores, irreverentes y muy divertidos.

Tras ellos en el Chaos Stage más caña thrasher con DR. LIVING DEAD. Una pena lo de los suecos que no dieron pie con bola por los problemas de sonido aunque no dejaron de darlo todo en el escenario. Unos profesionales hasta el final. Esos problemas acabaron desquiciándolos, sobre todo a su cantante Dr. Mania que acabó por lanzar con rabia e indignado el micro con fuerza al suelo del escenario. No fue su día, al menos a mi no me convencieron como esperaba pero sí que conectaron con el público que no dejó de moverse y liarla. Anécdota aparte tuvieron una breve colaboración por parte de Guillermo Izquierdo de ANGELUS APATRIDA. Fugaz y concisa.

Y después de recuperar fuerzas a lo speed metal, al Chaos de nuevo para ver a unos clásicos, D.R.I. Un gustazo, con temas directos y sin medias tintas, liándose bien en el mosh, unas montoneras de infarto y alguno que salió hasta volando. Mucho gimnasio hacía falta para aventurarse en ese agujero negro. Su carismático bajo Harald Oimoen no dejó de animar y gesticular al público que no hacia más que volverse literalmente loco. Se les tenía muchas ganas después de su caída del cartel hace unos años. Solo puedo decir: ¡¡POR FIN!!

Se notaba que llegaba el plato fuerte de la noche porque en la zona del Main Stage no cabía un alma, tanto que nos tocó quedarnos a mitad al lado de la pantalla para poder ver algo en condiciones e intuir en la distancia. Sí, MOTORHEAD. A ver, soy realista y no esperaba más de lo que vi. No soy de las que echo pestes de ello. Me siento afortunada de haber visto a la banda bien, aunque sea en estas circunstancias. Es lo que hay, y nadie esperaba milagros. A Lemmy se le veía muy mal, mirada perdida, muy cansado y agotado, e hizo bastante a mi parecer, hasta se animó a hablar un poco al finalizar algunos temas. A mi me vale, ahora sí. No fue tan malo, a mi me gustó y el setlist estuvo muy bien. Lo que me sobró un poco fueron los sendos solos de guitarra y batería, aunque entiendo que son necesarios por Lemmy. Estoy segura que en tiempos mejores hubiesen ido a saco en la hora que tenían para tocar. Dicho esto, Lemmy seguirá ahí arriba hasta que se muera, es su vida.

Lemmy-Ruben-Navarro-HD-ALTA

IN MUTE eran los siguientes en el Chaos Stage. Primera vez que los veo, y ya tenía ganas. Sus temarracos sonaron todo lo potentes que te puedas esperar y la puesta en escena de Steffi es aún más salvaje de lo que lo imaginaba. Increíble como se mete en la música y la expresa vocalmente y con los movimientos corporales. Lo del wall of death fue muy grande.

CARNIFEX en el Main no me convencieron. Pero aquí reconozco que los americanos la parten. No me gusta la música que hacen y sin embargo reconozco que dieron un conciertazo y gustaron mucho, no había más que gente volando y liándola en el pit. Acojonante el sonido que tenían, te rompían el pecho y el suelo temblaba literalmente.

SKINDRED fueron una de las sorpresas de mi lista y es que aunque conocía un poco por donde iban los tiros, me engancharon mucho con su divertido concierto. Supercarismático su frontman Benji Webbe. La audiencia lo dio todo en las primeras filas. Fue emocionante ver saltar a tanta gente a la vez.

MERAUDER en la carpa, en el Ritual Stage golpearon con su hardcore clásico, del de toda la vida y con ese toque metalizado que hace que me enganche y lo disfrute aún más. Su frontman, Jorge Rosado estuvo en todo momento muy agradecido y metido en harina, tanto que pidió hasta maría a la peña para fumársela y así ocurrió.

HEAVEN SHALL BURN petaron el Main aunque a mi se me hicieron un pelin monótonos. Quizás también es porque no conozco mucho sus temas. Eso sí, la peña desde el primer acorde ya la estaba liando, tanto que se montó el circle pit más grande que recuerde haber visto en la vida y en el RESURRECTION FEST. Dando vueltas alrededor de la mesa de sonido. Apoteósico.

MOONSPELL fueron otra de las grandes sorpresas que me llevé. Me enamoré de semejante show. De verdad, no hay palabras. ¡Que espectáculo tan alucinante! El mundo quedó eclipsado con su fantástica música. No puedo decir más.

BEHEMOTH en el Chaos Stage. Acojonante es poco. Su rollo me enloqueció. Una banda que nunca me he parado a escuchar y que me dejó flipadísima. Ese blackened death que hacen ahora me encanta. Nergal de diez. El setlist parece ser que gustó mucho. Sólo puedo decir que aquello fue una PUTA MISA NEGRA DEL INFIERNO, y que repetiría sin pestañear.

Y finiquitamos esta décima edición del RESURRECTION FEST con otra banda que adoro, FEAR FACTORY. No tenia el cuerpo ni para un baile pero ahí aguanté, y disfruté como una enana de nuevo con mis amados americanos. Me encantaron, y el setlist me dejó satisfecha. Además que con ese sonidazo modo pepino que sacaron lo único de lo que puedo quejarme es de los melódicos de Burton que no valen para nada, al menos en vivo no puede el hombre. Pero el resto es una maldita bestia. ¡Te querré siempre Burton!

Motorhead-Ruben-Navarro

¿Conclusiones? Esta décima edición ha sido espectacular. ¿Qué hay cosas que mejorar y otras que no gustan? Claro que sí, pero que bendición es tener un festival así en el norte, cuidando todos los detalles. Ojalá siga creciendo año tras año, mejorando poco a poco lo que no esté tan bien y dejando como está lo que es bueno.

Deja un comentario